smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon

No son elementos negativos ni positivos pero pueden condicionar la decisión. Es importante tenerlos en cuenta, identificar el peso que tienen en la decisión y evitar que sean el único elemento que justifique la elección.

Condicionantes sociales:

  • las profesiones que están "de moda" y la imagen que se tiene de ellas

  • la opinión e influencia de  amistades

  • las profesiones más típicas del entorno donde se vive (zona rural, comercial, industrial...)

Educativos:

  • el rendimiento académico, el aprovechamiento de los estudios realizados, los hábitos de estudio, etc.

  • las opiniones de tutores o de profesores, orientadores y equipo psicopedagógico del centro, etc.

  • las condiciones de acceso a determinados estudios (selectividad, pruebas específicas, notas de corte,...)

  • la formación recibida, tanto en la escuela o instituto como la complementaria (cursillos de dibujo, teatro, deportes, informática, idiomas, ...)

Familiares:

  • las profesiones de la familia, pueden resultarte atractivas o al contrario, imposibles, en función de las vivencias y experiencias en sus puestos de trabajo

  • las expectativas familiares: la continuidad de un negocio familiar, el deseo por unos estudios superiores, la presión por una profesión con salidas profesionales supuestamente exitosas

Económicos:

  • la situación económica familiar, sobretodo si debes estudiar lejos de casa o ir a un centro privado

  • la duración de los estudios y el precio

  • las perspectivas laborales de la profesión: sueldo, estabilidad en los contratos, índice de paros, salidas profesionales,...

Psicológicos y personales:

  • la edad y las capacidades físicas

  • el sexo, aunque este aspecto está cambiando desgraciadamente las profesiones aún están muy diferenciadas entre sexos, por ejemplo chicas enfermeras o maestras, chicos informáticos o mecánicos

  • el nivel de aspiración y ambición profesional

  • el grado de madurez vocacional y de la toma de decisiones