( 0 Votes )
smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon

RICARDO RAMBAUDI

2001diciembre

Supervisor de Nivel Superior de la Dirección Provincial de Educación Superior, Perfeccionamiento Docente, Programación y Desarrollo Curricular.

"Es necesario considerar a los institutos superiores de educación técnica de Santa Fe como centros de formación permanente y unidades autónomas de gestión, investigación y desarrollo educativo"

 

El Licenciado Rambaudi, desde su función, explica que "los cambios observados en los últimos tiempos en la educación superior permiten señalar como tendencias mundiales la expansión cuantitativa del sistema manifestado en un fuerte crecimiento de la matrícula, la escasez de recursos financieros expresada en el retiro o en la reducción del aporte estatal y la  diversificación de la oferta expresada en la variedad de estructuras institucionales-curriculares". Con respecto a la primera tendencia, cree que este crecimiento de matrículas constituye un fenómeno global, aunque esa expansión cuantitativa adquiere matices diferenciados por países o regiones. En forma general -afirma- que los motivos que justifican esa tendencia expansiva son el desarrollo económico, el crecimiento demográfico, el consecuente crecimiento de la educación primaria y media y la formación permanente. Sin embargo, es importante aclarar que este crecimiento de matrícula no está generalmente acompañado por un crecimiento proporcional de los recursos. Por ello, aparecen necesariamente nuevas vías de financiamiento de la educación superior como los servicios a terceros y el arancelamiento, factores que se colocan sobre el tapete como fruto de las tensiones entre el Estado y las comunidades educativas que se originan en las reducciones presupuestarias al sector lo que provoca que poblaciones de estudiantes en crecimiento constante sean atendidos por recursos cada vez más escasos.

La tercera tendencia a la que hace referencia es la aparición de una diversificada oferta educativa de carreras cortas no tradicionales, generalmente a cargo de los institutos superiores técnicos no universitarios que dependientes de un contralor más laxo de las jurisdicciones provinciales se encuentran en mejores condiciones para satisfacer las demandas que provienen de los acelerados cambios que ha producido la globalización de la economía.

Con respecto a las características de la educación superior no universitaria en la Argentina, el licenciado Rambaudi especifica que, en 1998, la Secretaría de Políticas Universitarias del  Ministerio de Cultura y Educación del Gobierno Nacional pone en marcha el Programa de Reforma de la Educación Superior No Universitaria, con el  propósito de promover, diversificar y modernizar la educación superior técnica no universitaria. El mismo es formulado por el Banco Interamericano de Desarrollo y  prevé la constitución de un Fondo Nacional para Institutos Tecnológicos, con el propósito de financiar proyectos competitivos e innovadores que integren  nuevos modelos de gestión institucional y curricular, adecuados a las demandas del medio,  en los que participen consorcios o asociaciones integradas por gobiernos municipales y/o provinciales, sector productivo (cooperativas, cámaras, empresas, etc.) y Universidades. Mediante el presente programa se podrían transformar los Institutos Terciarios existentes de cada jurisdicción en Institutos Tecnológicos. Asimismo, los centros educativos de nivel medio podrán reconvertirse y llevar su oferta de formación técnica del nivel secundario al superior no universitario; como así también crear nuevas instituciones  cuando la ubicación geográfica o la  demanda de empresas específicamente involucradas en su sostenimiento,  lo justifiquen.

A partir de esto, y haciendo un análisis cuantitativo sobre la actualidad educativa en la Provincia de Santa Fe, Rambaudi se plantea si el ingreso de sectores de menos recursos convierte en mediocre la imagen social de la Educación Superior Tecnico-Profesional no Universitaria, y si se puede hablar de una educación superior de segunda clase. Ante los interrogantes, él mismo plantea un No rotundo, porque -considera- que lo importante no es matricularse sino egresar con éxito y en ese tema la Educación Superior Técnico-Profesional no Universitaria es más efectiva que la Universidad. Además, es más eficaz el sistema de gestión en la Educación superior Técnica no Universitaria y esto tiene que ver con una transformación en la “dinámica de la pertenencia de la educación superior, movilizada por un sistema distribuido de producción de conocimiento. La modificación más profunda sería que la producción y divulgación del conocimiento ya no son actividades autónomas, sino que implican una interacción con diversos productores de conocimiento. Esa gestión más eficaz tendría su fundamento en el hecho que la planificación estratégica no estaría “inhibida por la dirección colegiada, ni por decisiones ofuscadas por la necesidad de llegar al consenso.

El planteo del tema desde este ángulo - especifica el Licenciado- reviste una cierta cuota de parcialidad pero está orientada a tener los dos puntos de vista como prejuicios antes de analizar el tema. Por ello, plantea que una visión objetiva debería centrarse en esta interpretación: si los institutos se articulan con las universidades los alumnos que transitarán por sus aulas serán los mismos que asisten a éstas y, si la oferta educativa no es marginal, no es de segunda clase, no es de inferior calidad, si está a cargo de prestigiosos profesionales, etc. no existirían motivos para tener, desde el punto de vista socioeconómico, un origen diferente.

A partir de esta situación, se denota la inmensidad de la tarea a realizar. Es imprescindible -desde su punto de vista- revertir la situación actual, tomar conciencia de la precariedad de la oferta de muchas de las instituciones de nivel superior técnico no universitario de la provincia.

Ingreso y promoción docente

Sobre la actividad docente, Rambaudi considera que la totalidad de los directivos de los institutos de educación técnica de la provincia tienen títulos superiores al igual que la mayoría de los docentes. Persisten en algunas instituciones profesionales a cargo de cátedras  que revisten el carácter de idóneo, figura creada para avalar la designación de un experto en áreas del conocimiento donde no existen titulaciones específicas. Las dedicaciones en los institutos técnicos son predominantemente a tiempo parcial y revisten el carácter de interinas ya que la jurisdicción no convoca regularmente a concursos de titularización. Por lo tanto, los mecanismos de acceso y promoción siguen centrados en el escalafón, reglamento que otorga preponderancia en la ponderación del puntaje a los antecedentes y a la antigüedad.

Ante esto, el licenciado enumera las situaciones que considera que se deben revertir:

- El ingreso por escalafón, similar al ingreso en las escuelas medias.

- La ausencia del concepto de cátedra: la enseñanza se realiza exclusivamente por el profesor a cargo del curso.

- La falta de concursos docentes o la falta de periodicidad en las designaciones producidas por concursos.

- El enganche de los salarios de los docentes del nivel superior no universitario con los de los docentes de nivel medio, con una escasa diferencia entre ambos lo que hace poco tentadora la posibilidad de trabajo.

De esta manera, considera que la transformación del sistema debe ir acompañada por una modificación del régimen laboral de los docentes de los establecimientos educativos de nivel superior no universitario tanto en el reemplazo del sistema de acceso a los cargos sustituyendo el actual por un régimen de concursos periódicos que garantice el perfeccionamiento continuo, como en la jerarquización salarial que equipare las designaciones con las universitarias para permitir su coexistencia en las mismas instituciones y sustituya al profesor “taxi” por las designaciones por cargo a los efectos de profundizar la pertinencia institucional. Asimismo, Rambaudi aclara que es imprescindible, para llevar adelante estas transformaciones, modificar las plantas funcionales de las escuelas, reemplazando el actual concepto de horas cátedras por el de cargos docentes con diferentes tipos de dedicación, por ejemplo, con la estructura actual de dedicaciones permitidas en el nivel superior.

Sobre el nivel técnico considera que se deberían diferenciar las categorías de profesores en Titulares, Adjuntos, Jefes de Trabajos Prácticos, Ayudantes de Laboratorio o ayudantes técnico, Horas cátedras que serían asignadas por contrato para la realización de tareas a término, los directivos requerirán dedicación exclusiva o de tiempo completo según el tamaño de la institución (Oferta, Matrícula, Actividades de extensión e  Investigación, servicios, etc.). Esta diferenciación no existe en la actualidad y es abiertamente contraproducente para la profesionalización del sistema.

Financiamiento de la Educación Superior no universitaria

Sobre este punto, Rambaudi confirma que el financiamiento descansa casi exclusivamente en el gobierno provincial, cuyo presupuesto de año en año disminuye.  Se hace necesaria la cooperación y/o contribución del sector productivo y del gobierno para generar alternativas de financiamiento de los Planes de Transformación y  Desarrollo Institucional, acudiendo, por ejemplo, a los mecanismos de Crédito Fiscal y al Programa de Transformación de la Educación Técnica Superior No Universitaria a nivel Nacional. Por su parte, las Asociaciones cooperadoras son las responsables del mantenimiento edilicio y de las posibilidades de equipamiento de los institutos superiores de gestión estatal. De la misma manera, la creación de asociaciones sin fines de lucro es otra posibilidad de financiamiento de los institutos. Sin embargo, en los últimos años, la  concreción de actividades de extensión e investigación con el objetivo de captar recursos para  apoyar el financiamiento institucional se ha convertido en una opción más para la obtención de recursos.

Los 84 institutos de gestión privada y los 39 de gestión estatal que dictan carreras de educación técnica definen claramente la gestión predominante en la provincia de Santa Fe. También se define claramente que la excesiva cantidad de instituciones, la duplicación de planes y ofertas crea una confusión en el mercado educativo que se vuelca contra la fortaleza del sistema hablando a las claras de su debilidad. Entonces, la posibilidad de implementar todas estas sugerencias está directamente ligada a la factibilidad de construir un nuevo diseño organizacional del subsistema de educación superior de nivel técnico no universitario de la provincia de Santa Fe. Para ello, el licenciado Rambaudi propone cuatro ejes sobre los que debería asentarse el nuevo modelo: Autonomía ( generar espacios autónomos para el desenvolvimiento de las instituciones), participación (consultas, consensos, construcción de acuerdos en todos los niveles del subsistema), eficiencia (entendida como congruencia entre objetivos y resultados) y auto-evaluación (en esto es sumamente importante la tarea llevada adelante por la jurisdicción en forma conjunta con el Programa Nacional de Autoevaluación institucional).

En síntesis -concluye Rambaudi- es necesario implementar y trabajar alrededor de criterios comunes, como por ejemplo, acceso y equidad en el ingreso, permanencia, progreso y egreso de  todos los estudiantes, flexibilidad institucional y en el diseño curricular, evitando los modelos prescriptivos a los que tuvieron que adherir los IFD, diversificación y modificación de las ofertas formativas, participación activa y comprometida de todos los actores institucionales y  organizaciones comunitarias, eficacia para alcanzar y superar los objetivos propuestos, eficiencia para optimizar los recursos disponibles, articulación entre las instituciones de nivel terciario no universitario posibilitando la realización de diferentes itinerarios formativos con distintos grados de acreditación y entre éstas y las universidades y, profesionalización de los actores.

El licenciado Rambaudi augura que será posible que en el futuro podamos considerar a los institutos superiores de educación técnica de la provincia de Santa Fe como centros de formación permanente y como unidades autónomas de gestión, investigación y desarrollo educativo con el apoyo correspondiente de las estructuras de supervisión, el asesoramiento de la jurisdicción y de la Nación y la participación activa del sector socio-productivo.

Silvana Caletti
Rosarioeduca