Entrevistas año 2012

2012_diciembre_claudio_ruiz

Artista Plástico
Director de la Escuela Provincial de Artes Visuales.

Creo que todavía nos falta desarrollarnos mucho más como sociedad, para permitir al artista vivir de su trabajo

Por Fabio Montero

La Escuela Provincial de Artes Visuales "General Manuel Belgrano" fue creada en 1941, con el nombre de "Escuela de Artes Plásticas" y comenzó a funcionar en un edificio de la calle San Martín 474. En 1950 pasó a llamarse "Escuela Provincial de Bellas Artes de Rosario" y a partir de 1962 tomó el nombre de "Escuela Provincial de Artes Visuales General Manuel Belgrano", pasando a depender de la Dirección Provincial de Cultura (hoy Ministerio de Innovación y Cultura). En 1979 la Institución se trasladó a su actual sede en el Complejo Cultural "Pedro de Vega" donde comparte edificio con la Escuela Provincial de Cine y Televisión y con la escuela de Teatro.
Por sus aulas pasaron artistas plásticos rosarinos de relevancia como César Caggiano, Félix Molina Trelles, Lucio Fontana, Félix Pascual, Fausto Hernández, Jacinto Castillo, Juan Naranjo, Pedro Sinópoli, Oscar Herrero Miranda, José Gerbino, Carlos Uriarte, Jorge Martínez Ramseyer y  Julián Usandizaga, entre otros.

El artista plástico Claudio Ruíz, es rosarino por adopción y desde el año 2010 ocupa la dirección de la escuela. Se recibió de Maestro y Profesor de Artes Visuales en la Escuela Provincial de Artes Visuales "General Manuel Belgrano" de nuestra ciudad, donde además se desempeñó como Docente, Jefe del Departamento de Práctica y Regente. Realizó su Postítulo de Formación Universitaria en Artes Plásticas en la Facultad de Humanidades y Artes de la U.N.R y participó en numerosas exposiciones individuales y colectivas en diferentes lugares del país. En el año 2000 creó la galería virtual Proart. Coordinó muestras grupales en distintas provincias de nuestro país donde obtuvo importantes distinciones en salones oficiales y privados. Se dedica a la escultura desde hace más de 25 años.

Ruíz se define en una “búsqueda vinculada con los sentimientos que queda plasmada en sus obras. Aborda esta problemática desde las infinitas posibilidades del hierro, la confrontación con elementos transformadores como el fuego, la presión, el golpe, el paso del tiempo, alterando sus propiedades naturales, resignificándolo desde la textura, el color, los símbolos, pero sobre todo confrontando su fuerza en contraposición con la visión creadora”.

Su impronta creadora le ha dado un nuevo perfil a la escuela de Artes Visuales (Una de las más importante del país), inquieto por su naturaleza artística, no se detiene a la hora de generar actividades “Mi gestión directiva tiene que ver con la apertura –dice- como equipo directivo tratamos de escuchar todas las inquietudes, y a lo largo de estos años, recibimos muchas propuestas que se concretaron en el corto y mediano plazo. Muchos de esos aportes, facilitaron nuestro trabajo, y posibilitaron futuras participaciones. Estoy convencido que para posicionar a una institución en lo más alto de sus posibilidades, tenemos que aprovechar todos los puntos de vista de sus integrantes” –dice-

¿Por qué elegiste la docencia?

Creo que de toda la vida me gustó enseñar, y siempre me gustó el arte, tenía 18 años cuando descubrí que juntando esos dos grandes intereses podía encontrar la profesión de mi vida. Empecé mi formación en el año 1985, en la misma escuela donde actualmente me desempeño como Director, para mí la Escuela Provincial de Artes Visuales fue de una gran importancia, me formó como artista, como docente,  conocí a la que es mi esposa desde hace 23 años, volví como profesor, fui Jefe de Área en dos oportunidades, Regente durante un año y desde hace más de dos años estoy como Director.

En noviembre la Escuela provincial de Artes Visuales realizó el primer congreso con importantes figuras del quehacer artístico, educativo y del diseño. Concurrieron más de quinientas personas de todo el país y se realizaron más de treinta ponencias donde participaron, además, panelistas de Chile, Uruguay y Guatemala. El Congreso contó con la Declaración de Interés Cultural de la Provincia de Santa Fe y fue declarado de Interés Municipal por el Concejo Municipal de Rosario.

“La idea original – dice Claudio Ruíz - es realizarlo cada año teniendo como sede las diferentes Escuelas de Artes Visuales de nuestra provincia que dependen de la Dirección Provincial de Educación Artística del Ministerio de Innovación y Cultura. El primero se realizó acá en Rosario porque la idea surgió desde nuestra escuela, el año próximo se haría en la ciudad de Santa Fe, el otro en la ciudad de Reconquista y nuevamente seríamos sede en el año 2015” concluye

¿Cómo te definirías desde tu profesión de artista plástico?

Me defino como escultor, hace más de 25 años que expongo. Tengo una búsqueda relacionada principalmente con la exaltación de la forma, pero fuertemente ligada al concepto espiritual.

¿Cómo desarrolla la profesión en nuestra ciudad un artista plástico?

Si bien nuestra ciudad es un importante polo cultural, en las artes plásticas no está desarrollada al nivel de otras grandes metrópolis. No hay demasiadas galerías de arte, mucho del trabajo del artista tiene que ver con desviar su enfoque de la producción, y tener que ser su propio gestor cultural, el representante de su obra. Lógicamente, esto algunos artistas lo resuelven mejor y otros en cambio no. Por suerte, desde hace unos años se empezaron a abrir espacios alternativos que facilitan la necesidad de mostrar que tiene todo creador. Creo que todavía nos falta desarrollarnos mucho más como sociedad, para permitir al artista vivir de su trabajo.

En general se cumple eso de "nadie es profeta en su tierra" –dice Ruiz- pero desde hace unos años se están realizando una serie de reconocimientos en vida, el Concejo Municipal ya nombró a varios artistas plásticos rosarinos como "Artistas Distinguidos". Nuestra escuela formó parte del proceso de reconocimiento del Prof. Jame Rippa, y para él fue una emoción muy grande, después le tocó el turno a Julián Usandizaga, los dos fueron profesores muy destacados de nuestra escuela. Estos reconocimientos no tienen precio, poder ser valorado por tu trayectoria artística, sentir que a tu propia ciudad le interesa tu historia, tu recorrido, creo que es un paso importantísimo para quienes dedicaron toda su vida a la creación. Eso sólo no alcanza, pero es un primer paso importante.

¿Con qué materiales trabajas?

Desde hace unos años me encuentro trabajando con hierro, si bien en otros momentos utilicé otros materiales. Construyo a partir del metal, sueldo, corto, perforo, torsiono, trabajo con formas que intento relacionar con problemáticas humanas, trato de emparentar cuestiones espirituales con procesos materiales. Cada obra la abordo desde una idea que puede o no estar plasmada en un boceto previo, a medida que el concepto se materializa y va tomando forma, muchas veces muta, se transforma por diferentes circunstancias. A veces las respuestas materiales, otras veces algunos hallazgos durante el proceso de concreción y muchas veces un cambio de dirección por el diálogo que se establece con los materiales. Si bien parto de ideas bastante claras, el nombre de la obra no surge hasta el momento final, es como el corolario de todo el proceso. En algunos aspectos mi acercamiento al material es totalmente físico, en lugar de calentar los materiales para debilitarlos y llevarlos a la forma deseada, prefiero trabajar en frío, golpeando, prensando, expandiendo el material dentro de su propia respuesta. Es un proceso bastante catártico, visceral, trato de llevar el material hasta sus límites físicos, si necesito una apertura mayor de un perfil, lo desbasto, lo debilito, y vuelvo a aplicar presión y golpes para llegar a la forma deseada.

¿Quién cotiza la obra?

En general los precios los pone el propio artista, y la forma y valores, son diferentes para cada uno. En una etapa de mi vida, no me interesaba tanto el valor de venta, me parecía que el precio no tenía que ser un impedimento para que el que quería tener una obra mía, pudiera acceder a ella. Lógicamente, los valores suben cuando hay más demanda y no siempre el comprador está dispuesto a pagar el precio puesto por el autor. Entre lo que el autor tasa y lo que el comprador paga, se va definiendo un valor relativo de la obra. Una mayor trayectoria, logros importantes, subirán el valor de venta, y la falta de demanda bajará los precios.

¿Es difícil instalarse como artista?

Creo que todo depende que tipo de legitimación espere el propio artista. No existe un sistema de calificación que disponga quién se instala y quién no, en el mercado del arte. Creo que cada autor tiene su propio nivel de expectativas, en mi caso me sorprendió mucho el hecho de ser invitado a exponer o mostrar mis obras en el exterior, sin haber trabajado específicamente para eso. El hecho de integrar muchas páginas de arte en internet, posibilita que mucha más gente tenga acceso a la producción, y me llevó a recibir convocatorias para exponer en países como Francia y México.

¿Qué sentís cuando creas?

Creo que cuando se habla de un hombre hecho a imagen y semejanza de Dios, el principal atributo de Dios como creador, se posesiona del ser humano. El poder crear una obra capaz de transmitir múltiples mensajes que sensibilicen al espectador, es una experiencia trascendental. Si a eso agregamos la posibilidad de que esa obra perdure en el tiempo y en el espacio superando la expectativa de vida del autor, le da a la obra el carácter de legado.

2012-octubre-mariana-alonso

Ex concejala de la ciudad de Rosario, integrante del colectivo “Mujeres por la ciudad”

“Esperamos que a partir de este observatorio se formulen datos ciertos sobre la existencia de violencia hacia las mujeres”

Por Fabio Montero

La jornada era soleada, esperadamente calurosa, principalmente por aquellos, que días antes, sufrieron las consecuencias de las lluvias. Nos encontramos el jueves en las gradas del concejo municipal.

El jueves es el día de sesión. El que está llamado a definir los temas “importantes” de la ciudad. Este era un día de esos, al menos, para las mujeres que ocupaban los espacios reservados para las “barras” cuando un tema importante para el sector, está por tratarse.

Para Mariana Alonso el ámbito no era desconocido. Fue concejal por el Frente Progresista Cívico y Social hasta diciembre de 2011 y hoy integra el colectivo “Mujeres por la ciudad. Sin miedo ni violencia”, que se define como mujeres de distintos barrios de la ciudad, independientes y persistentes para esperar y construir los cambios anhelados.

Durante su gestión priorizó el abordaje de temas vinculados con la cuestión de género, por eso, ese jueves era importante. Se trataba uno de los proyectos que impulsó durante su mandato junto a otros concejales, cuyo objetivo era crear un “Observatorio Municipal de violencia de género”

Minutos más tarde de nuestro encuentro, se aprobaría por unanimidad la norma que fue considerada por sus autores como “pionera a nivel nacional, para continuar con la lucha contra uno de los flagelos que preocupa a toda la sociedad” y que entre otros considerandos se resolvió: la incorporación al Registro Municipal de Denuncias Penales y de Infracciones al Código de Faltas Provincial de diversos tipos y modalidades que se desarrollan en violencia hacia las mujeres, añadiendo la perspectiva de género en el Observatorio de Seguridad Ciudadana que ya funciona en la Municipalidad.

El colectivo “Mujeres por la ciudad” está integrado por más de 20 organizaciones dedicadas a las cuestiones de género, tanto del ámbito público como privado. Cuenta con el apoyo de personalidades políticas como: la ex concejala y ex diputada nacional, Silvia Augsburger y la ex diputada provincial, Lucrecia Aranda.

La organización tiene una carta compromiso que fue firmada por Representantes y funcionarios tales como: Mónica Fein, Agustín Rossi, Mónica Peralta, Ma. Eugenia Schmuck, Noelia Casatti, Claudia Saldaña, Mónica Alvarado, Miguel Lifschitz, Miguel Zamarini y Norma López entre otros.

¿Qué expectativas tienen en relación a la creación del observatorio?

Esperamos que a partir de este observatorio se formulen datos ciertos sobre la existencia de violencia hacia las mujeres. Cuando vemos distintos casos que salen en los medios nos preguntamos si ha aumentado o no la violencia hacia las mujeres, lo que queremos con este observatorio es centralizar, no solo las denuncias hechas por las mujeres, sino también, los programas asistenciales a los cuales se acude por asistencia e información. Si centralizamos la información, las denuncias y el reclamo de asistencia, creemos que vamos a tener un dato cierto de cuantas mujeres sufren este flagelo en la ciudad de Rosario, y eso, implica en lo concreto, la revisión de políticas públicas y la asignación de presupuestos. Por otra parte, se vuelve a poner en agenda la prioridad que tienen las mujeres víctimas de violencia cuando acuden a un organismo público a pedir asistencia información y protección.

¿Uno de los principales planteos de la norma es incluir el tema de género como inseguridad ciudadana?

Este observatorio es un instrumento de planificación de políticas de seguridad ciudadana y esto también es un avance. Es poner la violencia hacia las mujeres, ya sea en el ámbito privado o público, como una materia de seguridad. Las mujeres nos queremos sentir seguras en distintos ámbitos, pero primero queremos que se corrobore, que se vea los distintos ámbitos que las mujeres acuden a pedir ayuda y también las distintas manifestaciones de violencia.

¿Sobre qué bases se elaboró el concepto de observatorio?

Hemos tomado como concepto la ley nacional de violencia, que es una ley actual y muy abarcativa de la problemática de género con distintas manifestaciones, públicas y privadas como violaciones o violencia sexual, violencia obstétrica, institucional, mediática, etc. Son distintas manifestaciones en las cuales las mujeres muchas veces nos sentimos víctima de violencia. Todo eso conforma la situación o la realidad de la violencia hacia la mujer.

¿La propuesta central es que el municipio unifique la información en un registro único?

Este es un paso importante, porque vuelve a ponerse en debate el tema de género y nos parece que el municipio es un ámbito viable para que se coordine y elaboren registros únicos. Sabemos que la ley nacional de violencia contempla la existencia de observatorios a nivel nacional, con ese elemento, hemos querido que esto se replique en la ciudad de Rosario.

Con esta aprobación, la ciudad se pone a la cabeza de la asistencia en violencia y en la elaboración de registros únicos sobre violencia hacia las mujeres.

El observatorio moviliza internamente al Estado y también a la sociedad civil, porque se  empezar a debatir con los funcionarios sobre como registrar y asistir la violencia, y qué información se debe dar a los organismos pertinentes en atender a la mujer, y a toda aquella institución a la que llega una víctima pidiendo ayuda. Por eso, esto es una forma distinta de poner también como prioridad, en las políticas de seguridad ciudadana, la violencia de género.

¿Podría decirse que los registros existentes no son fidedignos?

En realidad la información está dispersa, porque cada uno de los organismos lleva un registro independiente y no tiene sentido tener datos para consumo interno. El registro debe ser unificado, cualquier política pública se debe dar en coordinación y conjunto

La violencia de género en las escuelas

El Presidente del Concejo Municipal de Rosario Cjal Miguel Zamarini y la Cjal Norma López, son autores de la iniciativa del Concurso: "Jóvenes Por la No Violencia Contra Las Mujeres" destinado a estudiantes que se encuentren cursando los dos últimos años del plan de estudio correspondiente, de escuelas públicas o privadas de la ciudad de Rosario. Tiene como objetivo concientizar y sensibilizar a los y las jóvenes en materia de violencia contra las mujeres y derechos humanos.

 

2012-septiembre-ruben-_chababo

Director del Museo de la Memoria.

“Se puede tener memoria sin tener conciencia, se puede recordar algo sin hacer un proceso de concientización acerca de lo que ese recuerdo significa”


Por Fabio Montero

“Resulta muy porfiada la memoria de algunos perdedores. Hoy, cuando tantos se empeñan en hablar, hay muertos que dicen callando”. Eduardo Galeano

Desde la ventana del segundo piso del Museo de la Memoria se podía ver un cielo pesadamente gris. Era el mediodía y había amanecido lloviendo. En realidad hacía días que llovía. La luz lívida teñía la oficina, un espacio sencillo que contenía lo básico: unos escritorios, una compu, algunos objetos personales, un termo y un mate frío ávido de humedad.

Si no fuera porque la casona constituye una de las casas del terror de la última dictadura militar (fue sede del comando del segundo cuerpo de ejército) diría que es de una belleza admirable.

Construida para sus padres por el arquitecto Ermete De Lorenzi, es una muestra de las tendencias arquitectónica (Art Decó) que adoptó la burguesía rosarina a principios del siglo XX y que tantos recelos provocaba en los constructores más conservadores.

Rubén Chababo es director del Museo, el primero y el actual, dice. Es egresado de la UNR de la carrera de letras de la facultas de Humanidades y Arte. Su primer posgrado lo realizó en la Universidad de Las Villas, Cuba, efectuando trabajos de profundización en áreas vinculadas con la literatura en el Instituto de Cooperación Latinoamericana de Madrid. A mediado de los noventa empieza a centrance en problemáticas vinculadas con la memoria. Entre tanto, ejercía la docencia en escuelas secundarias de nuestra ciudad y en la facultad de Humanidades y Artes, donde actualmente trabaja.

En el año 2003 ingresa por concurso público en el proyecto del Museo de la Memoria, con el mandato de poner en marcha la institución e instalarlo definitivamente en su sede actual de Moreno y Córdoba. En el 2010 renovó, siempre por concurso, su dirección cuyo período expira en el 2015.

En el 2003 - dice - era muy incipiente la reflexión acerca de la memoria, aunque sí estaba muy desarrollada la temática de los derechos humanos. En realidad, nunca imaginé el desafío que implicaba poner en marcha este proyecto.

¿Cuál fue el mayor reto que tuviste que enfrentar en estos años al frente del museo?

El mayor desafío fue poner en marcha una institución que no existía. Cuando yo ingresé había una oficina, una computadora y nada más. De eso había que parir una institución de memoria. Sentía que el desafío era demasiado grande, pero las cuestiones hicieron que en el paso del tiempo se pudiera conocer gente que contribuyó con el proyecto. Una cosa es cuando se llega a una institución que ya está formada, en el cual uno tendrá que revisar algunas líneas de trabajo, y otra, cuando te encontrás con una oficina, una computadora y todo por hacer. El gran desafío fue hacer surgir de la nada un museo de memoria.

En la localización del museo en la esquina de Córdoba y Moreno, estábamos siendo pioneros en la Argentina en cuanto a la recuperación de un sitio de memoria, y la puesta en marcha de un proyecto de memorización como no lo tenían en otros lugares del país.

¿El vecino de la ciudad se apropió del museo de la memoria?

Es muy difícil saberlo, un museo lleva un tiempo para ser visibilizado por la comunidad. Si la gente se interesa por los museos de memoria es lo mismo que preguntarse si la gente se interesa por un museo de arte contemporáneo, o un museo histórico, etc. Te diría que algunos se interesan y otros no. Este no es un tema que concite la atención del público masivo. Pero es un no aquí, y en tantísimos otros lugares. Estos son espacios que están por fuera de las dinámicas mediáticas que es lo que despierta más esmero. Los dispositivos culturales van a la zaga. Por eso, es difícil medir el verdadero interés de la sociedad.

En los últimos años hemos hecho un fuerte operativo de pedagogización para que la gente entienda que el concepto de memoria y de Derechos Humanos le pertenece como un patrimonio. Será un proceso de difusión desde las escuelas, desde las universidades, etc. Hemos avanzado aunque falta mucho por hacer. Pero hay que saber que estas instituciones no son masivas.

¿Por qué se define como un museo de memoria y de conciencia?

Se puede tener memoria sin tener conciencia, se puede recordar algo sin hacer un proceso de concientización acerca de lo que ese recuerdo significa. Este es el gran debate sobre la memoria. Buena parte de los procesos de memorización están amenazados, por lo que, eso que se recuerda, termina encapsulado en un pasado que nada le dice al presente.

Si no se hace un pasaje, en el cual, aquel que llega a este lugar toma conciencia y se apropia de ese pasado y lo entiende como propio, la memoria queda en un lugar casi escolar, en el peor de los sentidos. El pasado debe entenderse en clave de presente, si no sucede eso, queda congelado.

Con el deber de memoria no se hace demasiado, porque todos nos quedamos tranquilos con que eso ocurrió y ya terminó. La memoria por la memoria misma se agota rápidamente. Ahora, si el recuerdo tiene características instructivas para el presente, ahí si me interesa. Pero, por otra parte, no es fácil poner en acción ese sentido instructivo de la memoria. Este tipo de espacios corren el riesgo de volver a ese pasado siempre como un pasado mítico, por eso es importante cuestionarlo una y otra vez.

¿Cómo se trabaja el tema de la memoria y los Derechos Humanos en las escuelas?

Tengo una visión muy positiva, principalmente desde el 2003 en adelante. Hay un gran esfuerzo del Ministerio de Educación por dotar de elementos, brindar especializaciones y formación docente sobre esta temática. Se trabaja con materiales reflexivos y de buen contenido pedagógico. Ahora, no siempre los docentes están a la altura de las circunstancias.

Viven en esta sociedad, y a pesar de la formación que pueda dar el Ministerio sobre terrorismo de Estado y Derechos Humanos, terminan atravesados por otros discursos sociales. Además, hay que tener en cuenta que es una temática bastante difícil de trasmitir. De cualquier manera hemos avanzados, en el 2003, para las jornadas docentes, había que rogarle a las escuelas para que se anoten, ahora, tenemos que decir a las 48 hs que no hay más lugar.

¿Hay un interés real de los docentes en estos contenidos o solo se trata de llenar el cupo?

Yo creo que sí. En los últimos años los docentes han accedido a otros consumos culturales, hoy se ve canal Encuentro, canal 7, etc con muy buenas producciones que tiene que ver con los Derechos Humanos. Hay como un horizonte en el cual se vuelve interesante la temática. Si no está el Estado, esto se convierte en un tema muy flaco y uno queda pedaleando solo. Con el acompañamiento del Estado Nacional y Provincial los docentes tienen más posibilidades. Ahora con eso no alcanza, se necesita un mayor compromiso, no solo de los educadores, sino de todos. Los maestros suelen estar interesados, solo que a veces flaquean conceptualmente.

¿En cuanto a las capacitaciones a docentes, hay un interés personal o pedagógico?

Se dan las dos cosas, tanto para conocer más, como para trasmitir. En nuestros cursos se les dan instrumentos y estrategias de abordajes, se les recomienda películas, libros, etc. A veces noto una pobreza importante en la formación de los docentes. Hay que entender que más allá de los cursos de formación, es bueno leer, ir al cine, etc.

No lo sabemos si a los alumnos que visitan el museo les cambia algo. No podría decir que después de pasar por acá son mejores personas, pero en algunos hay asombro. Hay cosas que parecen intrasmisibles y se convierten en abstracciones. A veces no pueden entender aspectos de la dictadura por que nacieron en democracia.

¿De qué nivel son los alumnos que visitan el museo?

Generalmente de secundaria, tanto de escuelas públicas como privada, inclusive de escuelas religiosas. En otro momento era impensable que escuelas religiosas se acerquen al museo, más aún, cuando saben que en algún momento se habla de la complicidad de la iglesia con la dictadura. Por suerte esto se ha democratizado.

Por otra parte, nunca hubo situaciones de violencia en el museo. Esto da cuenta que es un tema instalado dentro del sistema educativo y de la sociedad y que dejó de ser tabú. Asimismo, no significa que hayamos alcanzado el gran debate y que la conciencia acerca de los derechos humanos esté garantizada.

Es muy poco lo que se sabe sobre la historia del comando cuando funcionó en la casona de Córdoba y Moreno. En la actualidad la escuela de Historia de la UNR en convenio con el museo, comenzó una investigación para recrear este mojón en la historia trágica de nuestra ciudad.

“En el museo de la memoria – dice Chababo – no hay memoria del lugar”. Por suerte, esta paradoja comenzó a resolverse.

2012_agosto_m_f_gigliani

Concejala de la ciudad de Rosario y presidenta de la comisión de Derechos Humanos del Concejo Municipal de Rosario.

Queremos visualizar cuales son los derechos más elegidos por los participantes para conocer lo que expresan

 

Por Fabio Montero

Gigliani es concejala de la ciudad de Rosario desde diciembre del año pasado, se define como una militante que circunstancialmente ejerce una función pública “En la militancia le encuentro sentido a lo que hago” dice.

En el año 2002 comienza su acción social en un voluntariado que trabajaba con niños y adolescentes en situación de calle, donde además, realiza (hasta el día de hoy) tareas de apoyo escolar. Si uno fuera determinista, diría que esto se debe a su legado familiar (su madre es una especialista en educación) pero como nuestro análisis pretende ser social decimos que está vinculado a lo que la propia Gigliani define como “sensibilidad social”.

La entrevista la realizamos en su despacho del Concejo Municipal, una oficina modesta, con una mesa central que contiene en su cabecera su notebook personal, un cuadro que bien podría pertenecer al arte cubista, un par de fotos y una rosa roja, símbolo de su feminidad o de su extracción socialista.

En junio de este año, y en su condición de presidenta de la comisión de Derechos Humanos, presentó un proyecto de decreto por el cual se crea un concurso anual denominado: “Con mi escuela, al concejo, por mis derechos” el mismo se inscribe en el “Programa Educación para la Democracia y la Participación Ciudadana” que depende del Área de Educación del Concejo Municipal y será incorporado al cronograma de actividades de festejos por el “Mes de la Niña y el Niño”

.“Lo primero que queremos realizar, junto con los concejales de la comisión de Derechos Humanos, es una visita a las escuelas para hablar sobre la convención internacional sobre los derechos del niño. Tenemos que ver si tienen registro de cuáles son sus derechos como niños, en el caso de no ser así, nuestra idea es ponerlos en contacto con la convención para que la trabajen con la escuela”. Sostiene

La Argentina adhirió a la Convención sobre los derechos del niño a partir de la reforma constitucional de 1994. Según su artículo 75 inciso 22 adquiere rango constitucional y comparte con la constitución su misma supremacía, situándose en el vértice de nuestro ordenamiento jurídico.

¿Quiénes pueden participar de este concurso?

Pueden participar alumnos de segundo y tercer grado de las escuelas primarias públicas y privadas y los alumnos del primer y segundo año de las escuelas secundarias públicas y privadas de Rosario. La idea es trabajar con niños y adolescentes que tienen, por sus edades, una visión distinta de la realidad. También planteamos trabajar con escuelas especiales, porque si hablamos del los derechos de los niños, estamos hablando de todos los niños.

¿Cómo se plasmará la participación de los alumnos?

En ambos casos los participantes deberán elegir, para la elaboración de sus trabajos, un derecho de los enunciados en la Convención sobre los Derechos del Niño. Deberán hacer una valoración personal sobre el mismo y tendrán que expresarlo artísticamente, ya sea mediante un dibujo, pintura, plástica, literatura, fotografía, video corto o simplemente una reflexión que guarde relación con los objetivos del concurso.

El concurso plantea un análisis realizado por especialistas en el área de la niñez ¿Qué características tendría?

Lo que más motiva el concurso no es solo que los chicos comiencen a tomar contacto con la convención o la idea del premio, sino también, la posibilidad de realizar un análisis pos concurso. En este sentido, planteamos en la resolución, que vamos a conformar una comisión de académicos de la UNR que estén ligados a la temática de la niñez, sumando especialistas de Cs Políticas, de Trabajo Social, de Psicología, etc con el objetivo de realizar un análisis de lo que surja en el concurso. Queremos visualizar cuales son los derechos más elegidos por los participantes para conocer lo que expresan. Como además el concurso es anual y tendrá permanencia, podremos ver cuál será la evolución de los derechos a través del tiempo.

Este análisis puede ser fundamental como aporte en el diseño de políticas públicas referidas a la niñez.

En el año 2005 se aprobó la Ley Nacional N° 26061 de Protección Integral de los derechos de Niños, Niñas y adolescentes cumpliendo el estado argentino con su obligación en calidad de Estado Parte.

¿Cómo estará conformado el jurado que tendrá la tarea de evaluar los trabajos?

En el jurado estaré como presidenta de la comisión de Derechos Humanos junto a todos los concejales que integran la comisión, además, serán convocados: el Secretario de Cultura y Educación de la municipalidad; un integrante del Consejo Municipal de la Niñez; un miembro del Consejo Asesor de la Comisión de Derechos Humanos del Concejo y un representante del Área de inclusión de la municipalidad.

Los criterios con los que evaluaremos los distintos trabajos lo vamos a analizar en una reunión preparatoria que aún no fue citada. La idea es ponernos de acuerdo entre nosotros acerca de los criterios de análisis y luego lo pondremos en común con las escuelas participantes.

Nuestra decisión no influirá en la mirada académica que proponemos con los especialistas, porque ellos no trabajarán sobre nuestras conclusiones sino sobre todos los trabajos presentados.

¿Cómo definirán la participación de las escuelas?

La convocatoria realizada por el Área de Educación del Concejo Municipal es amplia, lo que ha permitido que muchas escuelas se sumen al concurso. Pero hemos tenido que limitar la cantidad de inscriptos, porque hay una fecha perentoria y no alcanzaríamos a revisar todos los trabajos.

¿Cuándo será la premiación de los trabajos ganadores?

La premiación será el 20 de noviembre, día en que las naciones unidades aprobaron la convención internacional por los derechos del niño. Ese día vamos a convocar a todas las escuelas al recinto del concejo, pero como el espacio es reducido, invitaremos a la directora y uno o dos alumnos por curso. Por eso, la cantidad de escuelas que participan del proyecto debe ser reducida.

La provincia de Santa Fe adhirió a la ley Nacional a partir de la ley provincial N° 12967 de Promoción y Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes sancionada en el año 2009.

¿Cómo podrán visualizarse estos trabajos?

Pensamos exponer los trabajos en el concejo y en distintos lugares de la ciudad, tanto las obras ganadoras como las que no han alcanzado esa categoría. La idea no es solo una lectura pos concurso, sino también, exhibir los trabajos de los chicos como una forma de generar un debate en la comunidad. Esto se completa con la publicación de los trabajos y las conclusiones a la que arriben los académicos. Es importante que el material se difunda para lograr que estas apreciaciones lleguen al público en general. No solo debe ser importante para funcionarios, que son los encargados de diseñar las políticas públicas, sino también a las ONG que se especializan en el área de niñez y para la ciudadanía en general.

Los participantes del concurso, a través de las escuelas respectivas deberán presentar los trabajos en la oficina del Programa Educación para la Democracia y la Participación Ciudadana del Concejo Municipal de Rosario -Córdoba n° 501- como fecha límite el día 22 de octubre de 2012; fecha en la cual la Argentina por medio de la Ley N° 23849 aprobó la Convención sobre los Derechos del Niño en el año 1990.

2012-junio-Rita-Gardellini

Directora de la escuela N° 6383 “Brigadier Estanislao López”, escritora y docente investigadora.

Necesitamos la transgresión porque es fundadora, y necesitamos transgredir los supuestos de esta escuela en tiempos turbulentos



Por Fabio Montero


Rita Gardellini es escritora, docente investigadora y directora desde el año 2006 (Por concurso con un distinguido puntaje) de la escuela primaria estatal N° 6383 “Brigadier Estanislao López”.

Es autora de varias novelas, poemarios y relatos inéditos (“No dejes que muera”, “Después de comer perdices o por qué las mujeres son boludas e insisten en enamorarse”, entre otros), quienes la leyeron la describen como “una escritora que concierta sus obras en tejidos simultáneos, sexualidad intensa, y perturbadores laberintos psicológicos. Sus tramas se componen de fractales, descubriendo universos complejos o simples, descolgándose en la cotidianeidad o el lirismo onírico; blanco y negro de una mente femenina, muy fértil, lúdica  e introspectiva, en los cuales la buena escritura se envuelve con astucia para que el lector, simplemente, se someta”.

Sin embargo es en Educación, donde Rita Gardellini ha volcado su hacer más conocido, destacándose en la realización permanente de actividades no aranceladas para mejorar la calidad educativa de las escuelas en donde se desempeña; tales como: la organización del Festival intercolegial de Letras y de Teatro "Soles Verdes"; las Jornadas de capacitación docente "Escuelas que enseñan y aprenden" y el Congreso Internacional de Educación: "Haciendo Escuela desde Rosario".

Autora de “Alumnos lectores...alumnos escritores y su seño. Los soles verdes". Anteproyecto de Investigación educativa declarado de Interés Provincial y Legislativo que incluye una colección de relatos para niños que ya cuenta con dos ediciones. Ha realizado además un sinnúmero de colaboraciones en diferentes libros y revistas de educación y ponencias en congresos relacionados con esa especialidad, así como también ha recibido premios y menciones honoríficas en relación a su labor educativa.

¿Cómo definirías conceptualmente a la escuela?

Los niños son para la sociedad sujetos, inacabables sujetos de consumo, no obstante en medio de enquistadas burocracias que acometen una era de liebre, la escuela, a 150 años de su creación: ¿es sólo una sobreviviente de la modernidad? ¿Y por qué no pensarla como uno de los escasos lugares donde la infancia puede ser infancia?

Necesitamos la transgresión porque es fundadora, y necesitamos transgredir los supuestos de esta escuela en tiempos turbulentos, cuidarnos de las condiciones digitadas del uso de un tiempo tan imprescindible donde ocurre lo que no se precisa: disminuye y aun desaparece el accio­nar crítico y mucho más el de la autocrítica; necesitamos alejarnos del cansancio sostenido que parece haberse instalado en mu­chos cuerpos como fatiga crónica, necesitábamos en este principio de milenio ser poetas y ser poesía: Hagámonos cargo.

¿Por qué elegiste la docencia?

Mi mamá narra que en jardín de infantes me preguntaron que quería ser de grande, y respondí: maestra.

Si tuviera que responder ahora, te diría que es mi naturaleza transgresora.

La comunidad educativa de la escuela N° 6383 “Brigadier López” está integrada por un importante número de familias que se encuentran por debajo de la línea de pobreza en una zona postergada, caracterizada por asentamientos irregulares, escasez de espacios verdes y agudos problemas sociales, siendo en gran medida padres desocupados, sub-ocupados o en inestabilidad laboral constante.

¿Cuales son algunos de los proyectos que están llevando adelante?

Existen cantidad de proyectos docentes habitando simultáneamente la escuela, por citar algunos tales como el taller literario, la biblioteca móvil, la ludoteca, la exposición de arte y tecnología, el radio teatro y las clases interactivas de teatro e historia con el historiador Wildemar Bengochea, el taller de Radios Escolares juntamente con el ISET 18, el ajedrez humano  o la revalorización del Brigadier Estanislao López en un Acto protagónico.

Sin dudas, avanzamos en sinergias activas, en proyectos constituidos desde las necesidades y proyecciones posibles, estos son algunos de los que realizamos a nivel institucional, desde la evaluación institucional, desde mirarnos para poder mirar.

Además, concretamos el Proyecto Curricular Institucional, este año avanzamos en la incorporación de Técnicas y herramientas de estudio desde primer grado, mejoramos y recreamos las prácticas docentes: “los maestros enseñan = los alumnos aprenden”; coordinamos cuadernos de seguimiento evaluativo por grados a través del tiempo, para que el “Hacer” se transparente. Por otra parte, ejecutamos en el 2008 diez jornadas de capacitación: “Escuelas que enseñan y aprenden” Creando una pedagogía, desde y para, las escuelas que hacen escuela; se incorporó a la libreta de calificaciones un informe detallado socioeducativo bianual y realizamos el Primer Congreso Internacional de Educación sin arancel: Haciendo Escuela desde Rosario. Voces para nutrir la Educación del siglo XXI.

¿Cómo encontraste la dirección y cómo la definirías en la actualidad?

El edificio presentaba en el 2006, condiciones agresivas de desarraigo, y abandono; la estructura se sustentaba en el deterioro, la dejadez, la ausencia, la queja permanente y paralizante o el conformismo mortificante creando situaciones de peligro físico y de daño moral; se establecían escenarios de paredes electrificadas, puertas arrancadas, pizarrones agujereados, ventanas sin vidrios, aulas sin calefacción ni ventiladores como un entorno cotidiano. Subyacía la impronta del “no importa, siempre fue así, a nadie le interesa”, “no vale la pena esforzarse, van a robarlo o destrozarlo”. En la actualidad, la escuela presenta una estética cuidada que la destaca y  nos enorgullece con sus avances: sala de informática, biblioteca, aula taller de carpintería, salón de tecnología  y plástica, entre tantos más que nos guían a proseguir en nuestras metas.

¿Cuáles siguen siendo mis tareas? Lograr, desesperada, tranquila, inquieta, sensible, apasionada, ingeniosa y fructíferamente que “nuestros chicos” tengan una escuela del siglo XXI.

¿Cómo es la vinculación interinstitucional que desarrolla la institución?

Como escuela estatal, se asume desde la lógica funcional institucional, y desde el posicionamiento de los agentes involucrados, se estimula y a la vez es solicitado: un hacer cooperativo.

No estoy hablando de la sumatoria de haceres, ni del borramiento de una idiosincrasia para formar otra, sino de la posibilidad de la producción de distintas configuraciones en función de la tarea que nos reúne, de la situación que nos convoca. Encontrar la cosa común no es otra cosa que percibir que podemos pensar juntos, que hay algo a pensar juntos más allá de los organigramas. La pertenencia institucional se suspende para dar lugar a nuevos nosotros cuya efectividad se visualiza en las afecciones generadas y no en la duración de un dispositivo.

Adelantar una formulación, es recorrer un sentido de hechos; las palabras escritas son precarias a la hora de la existencia; el poder es siempre acto, poder en acción.

¿Cuál es la problemática más importante que atraviesa la escuela?

La escuela está inundada de disrupciones que la alteran, el espacio educativo es tomado por múltiples presencias heterogéneas, aunque pasibles de ser pensadas en configuraciones múltiples y contingentes La moralidad de convivencia social de estas familias irrumpe de continuo en la práctica habitual escolar y su expresión aleatoria suscita una cotidianidad imprevista e insólita. Los alumnos y padres se sitúan en este suelo “indeterminado” y vulnerable, compuesto de fragmentos no forjados en la lógica institucional, que revelan situaciones marginales y existencias dispersas.

¿Qué proyectos pudiste cumplir y cuáles no?

No he logrado una obra edilicia fundamental para la escuela: un SUM (Salón de usos múltiples). Dado que no se cuenta con espacios cubiertos más amplios que un aula, la habilitación de muchos proyectos se ve entorpecida ni mencionar Educación Física que debe realizarse en predios de clubes no siempre aptos y además sometidos a los avatares del clima, la humedad o la temperatura.

A instancias de numerosas y numerosas gestiones y pedidos, nos había sido otorgado desde Nación, pero si comento la razón por la cual no se concretó ingresaría en un enojo que no quiero que me paralice ni paralice a otros que tanto esfuerzo también realizan.

¿Los padres son receptivos a la interacción con la escuela?

Como siempre, toda generalización es injusta, pero lo cierto es que las familias es un tema sin resolver, desde la Dirección o desde los docentes, nos sentimos solos; la ausencia de un compromiso para integrar cooperadora, la falta de respuesta a solicitudes inmediatas como la presencia de los padres en un accidente son indicadores puntuales pero esta situación es una realidad que se está observando en todas las escuelas.
Se arbitra una estructura para que esto no ocurra, contamos hasta con registro de llamadas telefónicas, pero sin dudas es agobiante, y hasta ridículo si uno llega a plantearse que a veces nos interesa más la educación que a los propios progenitores.

¿Cómo es la relación con el Ministerio de Educación?

Trato de equilibrar y reabrir los diálogos entre los discursos (instituidos) y las realidades; de amalgamar las redes flexibles y abiertas con la estructura de la vía jerárquica; de evitar sufrir la fragmentación y el trabajo simultáneo en muchos frentes diferentes y llevarlo a ser parte de la energía del cambio irreversible; de no congelarme frente a la vulnerabilidad de lo que irrumpe y la puesta en escena de la limitación de los recursos disponibles sino de intentar construir una agenda de trabajo consensuado y criterios de funcionamiento compartido.