smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon

El ojo en el medio (Primera entrega)

Los medios por venir  

Tal vez sea una obviedad salpicada con un exceso de optimismo, pero la nueva Ley de Servicios Audiovisuales promete que en un futuro no muy lejano tendremos una nueva televisión. Aparecerán, junto a los viejos formatos conocidos diferentes voces, otras miradas, nuevos problemas con nuevas soluciones. Con viento a favor, la grilla televisiva incluirá medios no convencionales representativos de sectores silenciados por el statu quo de la pantalla.

Los espectadores tendremos la posibilidad de asomarnos a experiencias insólitas; podremos ver otros protagonistas que tejen de manera distinta la trama de la realidad; seremos testigos de otra forma de hacer televisión, con menos recursos técnicos pero con mayor honestidad y compromiso.

Puede ser que de esta manera se forjen nuevos valores, proyectos y senderos. Quizá la pantalla se pueble del esfuerzo que realizan grupos humanos para superar sus crisis cotidianas y aprendamos, de esa manera, que la solidaridad –no la caridad- nos convierte en una sociedad más sólida.

O a lo mejor la nueva TV nos enseñe a mirar de diferente modo a ese otro que nos parece lejano, aunque sea nuestro vecino. Y ya, como un exceso de optimismo, sueño con que estos nuevos medios conformen una novedosa manera de consumo mediático; que como televidentes comprendamos que el entretenimiento no es sólo el griterío hueco, los cegadores focos, las curvas siliconadas, el costumbrismo estereotipado, los delitos híper-multiplicados… Que desde nuestro cómodo sillón podamos ocupar nuestro tiempo libre –entretenernos- con las historias cotidianas de nuestros iguales.

La llegada de estos cambios va a depender de que abandonemos la rutina mediática del hartazgo y estimulemos la curiosidad hacia un nuevo tipo de consumo. Sólo así la pantalla de nuestro televisor va a poder brillar.

Lic Gustavo Rosa